• Infancia y Adolescencia

    Apoyamos a los niños en las diferentes etapas de su desarrollo: infancia, adolescencia…, tratando de ayudarles a prevenir y afrontar los problemas que se les irán presentando y que, en ocasiones, les pueden hacer sentirse mal y alterar su desarrollo.

    • Trastornos emocionales en el niño como la ansiedad, la ira, la tristeza, miedo o incertidumbre ante el futuro… se pueden producir por una pérdida afectiva, consecuencia de una separación conyugal o fallecimiento o enfermedad grave de algún familiar, entre otros.
    • En procesos de adopción, protegemos al menor de las heridas fruto de vivencias dolorosas y  favorecemos  su proceso de identidad personal y familiar, ayudándole a elaborar los daños emocionales debidos a pérdidas significativas, negligencias, maltrato, deprivación sensorial… que impactan en los contextos familiares, educativos y sociales del niño.

    Las alteraciones en la dinámica habitual de los niños se manifiestan a través de diversos síntomas: ansiedad, estrés, trastornos alimenticios, alteraciones de sueño, dificultades de aprendizaje, problemas de relación en el entorno escolar o familiar, conductas violentas…

    Estas manifestaciones son, en algunas ocasiones, expresión de una situación de malestar.  Es importante interpretarlas en su fase inicial, valorando las necesidades del niño para que el problema no alcance mayores complicaciones.